Amanecer un nuevo tiempo

EL AMANECER DE UN NUEVO TIEMPO

El Amanecer de un Nuevo Tiempo es un movimiento que nace del encuentro con los pueblos indígenas que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta. Surge de su deseo de abrir sus corazones y su conocimiento al mundo, con el fin de crear consciencia sobre la importancia de armonizar nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestras acciones, nuestras relaciones… nuestra vida y recuperar el orden natural de las cosas.

Surge también de la necesidad y el deseo de recordar nuestro origen, de honrar a nuestros ancestros, de podernos tejer en redes que nos ayuden a despertar nuestra consciencia, que apoyen la labor sagrada de nuestros mayores de mantener el equilibrio del universo y nos ayuden a sostener la continuidad de la vida en esta tierra.

En el marco de este movimiento se han generado varios encuentros. El primero fue en Agosto de 2011, en Ikarwa, Sierra Nevada de Santa Marta, territorio ancestral Arhuaco, ha este encuentro asistieron alrededor de 350 indígenas de las etnias Arhuaco y Wiwa, lideres espirituales, ancianas y ancianos indígenas de Japón, México, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia y Ecuador y más de 150 personas de alrededor de 20 nacionalidades distintas.

En Junio del 2012 una delegación de mamos Kogis y Arhuacos viajo a Sedona, Estados Unidos a participar en un encuentro con más de 150 personas de diversas nacionalidades y a visitar la reservación de los indígenas Hopi, a compartir su cultura y realizar pagamentos en varios sitios sagrados, incluyendo el Gran Cañón del Colorado.

En Agosto de 2012 Mamos y Sagas Kogi, se reunieron, junto con indígenas Maya de México y Guatemala y alrededor de 50 personas de diversas nacionalidades en un encuentro de Guardianes de la Semilla de la Vida, en Palomino, Sierra Nevada de Santa Marta, territorio ancestral Kogi.

 

6 thoughts on “Amanecer un nuevo tiempo

  1. Encuentro “El Amanecer de un Nuevo Tiempo”
    Agosto 18 – 22 de 2011
    IKARWA, Sierra Nevada de Santa Marta
    Colombia

    Los Mamos y autoridades tradicionales de los pueblos Arhuaco y Wiwas, de la Sierra nevada de Santa Marta, representantes de diversos pueblos indígenas del mundo, líderes espirituales y participantes del encuentro internacional; “El Amanecer de un Nuevo Tiempo, llevado a cabo en Ikarwa Sierra Nevada de Santa Marta – Colombia, entre el 18 y 22 de agosto del 2011, reconocemos nuestra espiritualidad como fuente de la vida y proclamamos la importancia de nuestros sitios sagrados, como espacios que representan la existencia y los lugares a través de los cuales se mantiene el orden de todo lo que existe.

    Este encuentro nos ha permitido identificarnos como una unidad espiritual por medio del intercambio de sabiduría proveniente de diferentes tradiciones y culturas del mundo, hemos logrado reconocernos en nuestros esfuerzos por la sobrevivencia cultural y espiritual de nuestros pueblos y en los sueños que albergan un presente y futuro prospero, amoroso y en armonía para nuestros hijos e hijas.

    Reconocemos nuestros sitios sagrados como los espacios asignados para mantener el orden establecido desde la creación y como los espacios en donde está registrado el saber de las culturas. Por esta razón nuestra espiritualidad nos habla sobre la necesidad de crear conciencia para que estos espacios no se deterioren y poder así garantizar la perpetuidad de la existencia de medios de comunicación con la madre naturaleza y los poderes espirituales, entregándoles la compensación por los beneficios que nos provee como medio de la existencia.

    Concebimos el agua como principio de creación, cuando la observamos en pozos de piedra, allí están representados los espíritus de la madre de los mares y en las lagunas están representados los espíritus de las aguas del mundo. Desde estos espacios se sostiene la vida en el mundo entero, nuestros ancestros y nosotros tenemos la misión de cuidar estos espacios para que no se altere el equilibrio en nuestro planeta y en el universo.

    Desde ese principio se reglamenta la forma de hablar, comunicarnos y de relacionarnos con la naturaleza y también de poseer cada pueblo o nación un territorio propio, con todos los elementos que componen una cultura. La fuerza de los espíritus está manifestada en lo visible físicamente, en diferentes tamaños y formas; el más grande para ser protegido por el pequeño y el pequeño para ser protegido por lo invisibles es decir por el espíritu.

    De ahí mismo se distribuyen las normas de cada cultura, por lo tanto, estos sitios sagrados existen en todos los territorios y la garantía de la salvación de la madre está en el reconocimiento y cuidado de los respectivos espacios, en los diferentes pueblos y naciones, y si solo le prestamos atención a los espacios de la Sierra Nevada y se descuidan los otros, seguiríamos perdiendo la posibilidad de obtener resultados de las acciones emprendidas para proteger la madre.

    Dado que hemos tenido la oportunidad de llegar al espacio donde está representado el origen de los cuatro elementos de la naturaleza como son: la tierra, el agua, el aire y el fuego; que también es el lugar donde se dio origen a los linajes y donde reposa el espíritu de la madre, esperamos que esta experiencia nos ayude a despertar nuestra conciencia para que no se olvide la conexión energética y espiritual que tiene la madre tierra con las distintas partes del cuerpo humano; para que siga cumpliendo sus funciones. Ikarwa representa el lado izquierdo de la Madre, el lado derecho esta al occidente de la Sierra y toda la Sierra es un cuerpo con todos sus órganos.

    Con esta representatividad simbólica, presente en cada pueblo o nación, debe existir el interés respectivo de cuidar estos sitios para que los diferentes espacios representativos de la Madre mantengan las conexiones energéticas entre los diferentes pueblos y naciones.

    Nos comprometemos a que en los respectivos países representados en este encuentro se desarrollen acciones de reparación y protección de lugares sagrados de manera simultánea a las que se realizan en la Sierra Nevada de Santa Marta.

    Las personas que sin ser indígenas manifiestan experimentar sentimientos de reencuentro con la madre y se conectan con el espíritu de la reconciliación, sanación y armonía; deben mantener y llevar ese sentimiento ya que de esa manera contribuyen a armonizar los desequilibrios causados a la madre.

    Como resultado de este encuentro, los Mamos han determinado que los siguientes puntos son prioritarios como ejes de acción y en los cuales el apoyo internacional se hace necesario:

    1. El fortalecimiento de los procesos de formación espiritual y cultural de Mamos y autoridades que desde las Kankurwas: Seykumuke, Numaka, Tirugeka, seynimin y seykwinkuta; se llevan a cabo garantizando el orden, la permanencia cultural y espiritual del pueblo Arhuaco y de los equivalentes a estos del pueblo Wiwa.

    2. Apoyo al proceso de consolidación territorial, priorizando la recuperación de tierras de importancia cultural y espiritual; especialmente hacemos
    referencia a las regiones de: Gunmaku, Kankawarwa, Kuntinurwa, seykun, Jimaín Umuriwa e Ikarwa; en las cuales se encuentran diferentes lugares de gran importancia a nivel cultural y hacen parte de un territorio ancestral que componen el cuerpo de la madre como un todo.

    Una vez realizado el diálogo durante estos 5 días, de habernos encontrado para afianzar la permanencia de nuestros pensamientos y comprender un poco mas nuestras culturas, nos comprometemos con el Amanecer de Este Nuevo tiempo, continuando con nuestra labor de restablecer el equilibrio de nuestra Madre desde nuestras diversas tradiciones y territorios, honrando nuestra diversidad cultural y reconociéndonos como una unidad espiritual y de esta manera continuar cuidándonos , comprendiéndonos y conviviendo.

    Y a la medida de nuestras posibilidades y alcances, nos comprometemos a seguir apoyando los procesos de fortalecimiento y permanencia espiritual, cultural y territorial de los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

  2. “THE DAWN OF A NEW TIME”
    18th to 22nd August 2011
    IKARWA, Sierra Nevada de Santa Marta
    Colombia

    The Mamos and traditional authorities of the Wiwa and Arhuaco peoples of the Sierra Nevada de Santa Marta, along with representatives of various indigenous nations of the world, spiritual leaders and participants of the international gathering “The Dawn of a New Time” held in Ikarwa, Sierra Nevada of Santa Marta, Colombia, between the 18th and 22nd of August 2011, recognize our spirituality as a source of life and proclaim the importance of our sacred sites, as spaces that represent the existence and places through which the order of all that exists is maintained.

    This gathering has allowed us to identify our spiritual unity through the exchange of wisdom from different traditions and cultures around the world. We recognize our efforts to ensure the cultural and spiritual survival of our people and the dreams that harbor a prosperous, loving and harmonious present and future for our children.

    We acknowledge our sacred places as the spaces assigned to maintain the order established since creation and also as spaces where the knowledge of cultures is registered. For this reason our spirituality speaks about the need to create awareness so that these sites do not deteriorate, and so we can guarantee the perpetuity of the existence of the means of communication with Mother Nature and the spiritual powers, giving them compensation for the benefits they provide us as a means of existence.

    We conceive of water as the origin of creation. When we behold water in wells of stone, we find there the spirits of the mother of the seas, and in lakes we find represented the spirits of the world’s waters. Since these spaces sustain life in the world, our ancestors and we have the mission of caring for them so as to not upset the balance on our planet and the universe.

    From this principle the way of talking, communicating and interacting with nature is regulated and also the right of each people or pueblo to possess their own territory or nation, with all the elements of a culture. The strength of the spirits is manifested in what is visible physically, in different shapes and sizes, the largest to be protected by the smallest, and smallest to be protected by the invisible ones, that is to say, by the spirit.

    The rules for each culture are distributed in this way, and these sacred sites exist in all territories, and the guarantee of the salvation of the Mother lies in the recognition and care of these spaces within the different pueblos and nations. If we only pay attention to the spaces of the Sierra Nevada and neglect the others, we would continue to miss opportunities to take action to protect the Mother.

    Since we have had the opportunity to come to the place where the origin of the four elements of nature are represented: earth, water, air and fire; and which is also the place where the different lineages originated and where the spirit of the Mother lies, we hope this experience helps us to awaken our conscience so that we do not forget the energetic and spiritual connection of our Mother Earth with the different parts of the human body, so that these duties can continue to be fulfilled. Ikarwa represents the left side of the Mother, the right side is west of the Sierra and the Sierra itself is a whole body with all its organs.

    With this symbolic representation, present in every people or nation, there must be the respective interest of caring for these sites, so the different representative spaces of the Mother maintain energetic connections between different peoples and nations.

    We pledge that in the respective countries represented at this gathering, restoration and protective actions of sacred sites will be developed simultaneously with those done in the Sierra Nevada of Santa Marta.

    The non-indigenous people that express feelings of reconnection with Mother Earth and that are aligned with the spirit of reconciliation, healing and harmony must maintain and carry this feeling, so as to help harmonize imbalances affecting the Mother.

    As a result of this gathering, the Mamos have determined that the following issues are priority areas of action where international support is necessary:

    1. The strengthening of the spiritual and cultural formative processes of the Mamos and authorities from Kankurwas: Seykumuke, Numaka, Tirugeka, Seynimin and Seykwinkuta; are carried out to ensure order and the cultural and spiritual permanence of the Arhuaco people and their equivalents for the Wiwa people.

    2. Support for the process of territorial consolidation, giving priority to the recovery of land of cultural and spiritual importance, especially the regions of Gunmaku, Kankawarwa, Kuntinurwa, Seykun, Umuriwa, Jimaine, and Ikarwa, within which are different places of great cultural importance and which are part of an ancestral territory that make up the mother’s body as a whole.

    Now that we have dialogued for five days, and after we have come together to secure the permanence of our thoughts and understand our cultures a little better, we are committed to the dawn of this new time, and to continue, from our diverse traditions and territories, our work to restore the balance of our Mother, honoring our cultural diversity and recognizing ourselves as a spiritual unity and in this way continuing the feelings of caring, understanding and living together.

    And according to our possibilities and scope, we pledge to continue supporting the process of strengthening the spiritual, cultural and territorial permanence of the indigenous peoples of the Sierra Nevada de Santa Marta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención! Estás probando subir un formato de imagen que no es permitido. Si esta guardado, no se aparece con su comentario.